lunes, julio 17, 2006

Katiuska (1)

Interrumpo por un momento el relato del episodio de la Goyita para escribir esto que ahora empiezo a contarles no vaya a ser que se me olvide. Una conversación telefónica sostenida hace unos días con un viejo amigo y un documental que he visto hace poco me trajeron a la mente estos recuerdos que hoy quiero compartir con ustedes

No recuerdo con exactitud si fue en la celebración del primero o del segundo aniversario de la Revolución Sandinista o de un aniversario de fundación del Ejército Popular Sandinista cuando vi por primera vez aquellos enormes camiones de tres ejes llevando sobre sí una plataforma de largos y anchos tubos.

La BM-21

Recuerdo bien que se tratab
a de una de esas enormes concentraciones, con desfile militar incluido, con que los sandinistas celebraban sus fechas más queridas y que la visión de estas armas me dejó impresionado y con la boca abierta para el resto del día. Se trataba de la BM-21, un arma lanzacohetes múltiple, heredera directa, modernizada y muchísimo más mortífera, de la famosa Katiuska, esa pieza de artillería de campaña de medio calibre introducida por el ejercito ruso en la Segunda Guerra Mundial que aterrorizó al ejército alemán y le causó innumerables bajas.

La Katiuska


Esa tarde, mientras cenábamos, le hice el comentario a un amigo mío, de conocimiento enciclopédico y experto autodidacta en asuntos militares.

—Ví las BM-21 de cerquita —dije, sin saber que estaba trayendo a la mesa el tema que ocuparía toda la conversación de la cena y de la sobremesa.
—¿Y, qué te parecieron? —respondió mi amigo, sonriente.

—Lindas. Me dejaron mudo, quieto, impresionado, pálido y chirizo. No me gustaría estar del lado por el que sale el cohete.

—Ese es precisamente el efecto que se busca crear con su exhibición, que cualquiera que esté pensando en meterse con los sandinistas la piense de nuevo, que se asuste y se porte bien porque si no la va a pasar muy mal. Es igualito a lo que hacía tu abuelita, enseñarles la tajona para mantenerlos quietos sin tener que verse en la necesidad de usarla.

El amigo este sabía mucho de las BM-21 y en los días recién pasados las había estado estudiando a profundidad porque había sabido antes que muchos otros, que los sandinistas las habían adquirido de los rusos y que las exhibirían en esta fecha. Era un curioso, un erudito, una de esas personas fanáticas del conocimiento, de esos que se levantan a media noche a abrir un libro para buscar un dato cuyo desconocimiento les quita el sueño. Cuando nos levantamos de la mesa fuimos a continuar la conversación a la amplia y ordenada biblioteca y pude examinar detenidamente las fuentes del conocimiento de mi amigo.

BM-21 camuflada

—Con todo y que las BM son lindas y un arma poderosísima —me dijo mi amigo a modo de conclusión antes de retirarse a atender otros asuntos y dejarme leer tranquilo— en este país, en esta época y en esta región del mundo no sirven para nada. Sólo sirven para que el mancuncho [Humberto Ortega, por entonces jefe del ejército] saque pecho y se sienta bien macho. No puedo imaginar un escenario en el que podrían ser utilizadas: a lo interno del país jamás podrían ser usadas y con los vecinos nunca entraríamos a una guerra total que justificara su uso.

Esa noche me quedé hasta bien pasada la medianoche leyendo sobre las BM-21, las Katiuskas y la Segunda Guerra Mundial. En esos días no existía aún la internet y si uno quería averiguar algo tenía que ir a quemarse las pestañas y buscarlo en los libros. Mi amigo tenía una biblioteca enorme llena de titulos interesantísimos y a veces me perdía por horas y horas pasando de uno a otro volumen, al igual que los muchachos de hoy en día se pasan horas saltando de website en website. Esa era una de las casas en las que era recibido como si fuera un miembro de la familia, a la que llegaba de visita sin aviso previo y en la que me quedaba a dormir —o leer toda la noche— si así se me ocurría. Antes de irme, cerca ya del amanecer, entendí que mi amigo tenía razón y los sandinistas no usarían nunca esa arma poderosa pues su empleo presupone que del otro lado de los cañones sólo hay territorio enemigo y sólo hay ejército enemigo en gran concentración. Si las tropas enemigas se encuentran dispersas o se mueven en tu propio territorio en zonas donde hay presencia de población, el arma simplemente no debe usarse.

[Abajo: Katiuskas en acción]


En la segunda guerra mundial el ejército rojo empleó la Katiuska —la abuela de la BM-21, con un poder de fuego muy inferior al de ésta— para la ejecución de bombardeos de saturación, dado el efecto psicológico que producían sobre el enemigo, principalmente por la intensidad y velocidad del tiro. Los rusos reunían usualmente un gran número de Katiuskas que eran alineadas y puestas a disparar sobre las posiciones alemanas, causando un terrible efecto de choque sobre las tropas. Aquellos que no caían muertos o mutilados corrían espantados, sin poder hacer nada frente a un enemigo que se hallaba a kilómetros de distancia, y sin saber por donde caería el próximo cohete.

En un website cuyo vínculo escribo al final he encontrado esta nota sobre las Katiuskas:

Su bautismo de fuego tuvo lugar el 15 de julio de 1941, como relata el general Eremenko: “Experimentamos por primera vez esa estupenda arma en Rudnia, al noroeste de Smolensk. Por la tarde del día 15, la tierra fue sacudida por los tremendos estallidos de sus cohetes. Como cometas de cola roja, las granadas fueron lanzadas al cielo. Los alemanes escaparon presas del pánico, y también nuestros mismos soldados, que por motivos de seguridad no habían sido advertidos del empleo de esta nueva arma.”

Déjeme darle algunos datos para que sepa a qué me refiero cuando digo que el arma es mortífera. La BM-21, es un sistema lanzacohetes múltiple de 40 tubos, de cohetes de 122 mm. El arma fue introducida al servicio operacional por el ejército soviético en 1963 para pasar a ser en poco tiempo el sistema lanzacohetes múltiple más utilizado, tanto que en la actualidad más de cincuenta países cuentan con el arma en su arsenal. El éxito de las BM-21 llevó a diversos países a desarrollar sistemas similares —o copiarlos simplemente—, entre ellos China, Corea del Norte, Egipto y algunos países de lo que fuera el bloque soviético.

Los 40 cohetes de 122 mm que constituyen la carga de las BM-21 pueden ser disparados todos de una sola vez, en cuyo caso los cohetes salen de los tubos en un intervalo de medio segundo entre uno y otro, es decir toda la carga sale en veinte segundos, o puede lanzarse un cohete tras del otro, en cuyo caso hay un intervalo de cinco segundos entre cada uno. El equipamiento humano —usualmente cinco soldados— que da servicio al arma garantiza que en ocho minutos ésta esté cargada y lista para ser disparada de nuevo. La cabeza del misil tiene un peso de 18.4 Kg. y los cohetes, de una longitud de 2.87 metros, tienen un alcance mínimo de 5 Km. y un máximo de 20.38 Km. El cohete es capaz de transportar diversos tipos de cabeza: granadas de humo, incendiarias, químicas, minas antitanques, minas antipersonales, entre otras. Con las BM-21 es muy difícil acertar con precisión en el blanco pues son muchos los factores que pueden alterar la ruta del cohete, pero la falta de puntería se compensa con la intensidad y la velocidad del tiro, factores que la hacen muy efectiva en bombardeos de saturación. Ser blanco de las BM-21 debe ser muy parecido a estar en el infierno. Si usted sobrevivió al primer tiro aún le falta soportar 39 que lloverán sobre usted a un ritmo de uno cada medio segundo.

Esa madrugada dejé esa casa convencido que las BM-21 no serían jamás utilizadas en Nicaragua pues no había nada que pudiese justificar su uso. Yo era entonces muy joven y muy ingenuo y venía de un pueblito pequeñito en el que sólo vivía buena gente y no se me ocurrió pensar que pudiesen ser utilizadas sin justificación alguna, como en efecto ocurrió. No podía pasarme por la cabeza que el jefe del ejército pudiese alguna vez dar personalmente —como lo hizo—la orden de disparar esas armas terribles sobre los más pobres entre los pobres.

En 1979, en la insurrección que finalmente lo derrocaría, el General de División don Anastasio Somoza, dictador de Nicaragua, había mandado a bombardear las ciudades con enormes bombas lanzadas desde pequeños aviones, pero aunque el bombardeo hizo muchísimo daño y destruyó manzanas enteras en varias ciudades, el suyo no pasó de ser un bombardeo artesanal, con avioncitos y con bombas —a veces fueron barriles de gasolina— que no habían sido diseñados para el uso que se les dio. La comunidad internacional criticó horrorizada estos hechos y los sandinistas los denunciaron en cuanto foro pudieron.
Unos pocos años más tarde, Humberto Ortega, un pequeño y mezquino hombrecito salido de la nada, que más tarde se daría a sí mismo el rimbombante título de “General de Ejército” habría de mandar alinear las recién adquiridas BM-21 frente a aldeas misquitas y habría de bombardearlas despiadadamente, día y noche, por días enteros, en una manera de atacar poblaciones indefensas que dejaba pequeñito al dictador Somoza. En la próxima entrega le contaré más, mucho más sobre este tema.


BM-21 en acción






1 comentario:

easgs dijo...

Saludos, te dejo un link donde sale un video de como operar la BM-21 entre otras fotos http://easgs.wordpress.com/2009/08/17/exposicion-de-armas-del-ejercito-de-nicaragua/