martes, julio 10, 2007

Relaciones blogueras

Si usted, visitante de este humilde blog mío, piensa o pensaba que entre usted y yo no había nada serio, que la nuestra era una relación abierta en la que usted viene cuando le da la gana, hace click por aquí y hace click por allá y luego se va, también cuando le da la gana, con la mayor tranquilidad del mundo... si pensaba usted que esta manera de encontrarnos usted y yo aquí, en este intangible rincón del ciberespacio no acarreaba consecuencias para usted o para mí... si pensó usted que aquí no se creaban derechos, obligaciones, responsabilidades... si pensaba así déjeme decirle que se equivocó de lado a lado. Si se había metido usted en esto sin pensar, siga leyendo y mire qué cosas debió usted pensar antes de venir a enredarse con este blog mío y suyo.

Es cierto, este blog, para una parte de mis visitantes al menos, es como ese amor que usted tiene -o habrá tenido alguna vez o alguna vez tendrá- que sólo va a buscar de vez en cuando, cuando otros amores le han dicho que no, cuando no hay otro amor en el paisaje o cuando anda tan, pero tan mal, que necesita un rincón apartado donde lamer sus heridas y recibir una fuerte dosis de cariño brindado sin más, sólo porque sí, de puro amor.

Así como este amor -que mi amigo Adonai llama de modo general “La Rosona”- que nunca se niega a abrirnos la puerta y nos deja entrar y nos hace un lugarcito en su cama caliente, sin importar la hora, el día y la condición en que nos encontramos, así es el blog mío, abierto siempre de par en par, siempre a la disposición de usted, siempre amable.

La Rosona -que a pesar del nombre puede ser un hombre o una mujer- no reclama, no pregunta, no pelea, no pide ni exige nada, brinda su cariño, se da y ya y quien recibe su cariño -que puede ser un hombre o una mujer- puede irse del mismo modo que vino, saliendo por la misma puerta por donde entró hasta la próxima vez, que puede ser mañana, o pasado mañana, o el mes que viene, o bien entrada la nochebuena si es que acaso no fue tan buena.

Ese tipo de relación es pues más o menos la relación que usted establece con mi blog, usted viene y ya y el blog está ahí, brindándose y ya, cual Rosona, y a los ojos de usted no parece haber ahí ninguna obligación, pero a los ojos míos no es así. En silencio, mi blog ha contraído con usted, visitante que llega de manera habitual o esporádica, algunas obligaciones y se ha propuesto ciertas cosas, algunas de las cuales le contaré ahora. Me he comprometido a que cada post mío esté a mis ojos -primer y muy exigente juez- mejor escrito que el post anterior: creo que es mi obligación escribir bien, que lo que escribo no tiene que gustarle, pero debe al menos estar bien escrito. Me he comprometido también a no engañarle, a no mentirle, a no dar por ciertas cosas que no lo son y a dejarle saber cuando no esté seguro de las cosas que digo. Me he comprometido en silencio también, a publicar un post con cierta periodicidad, para que cuando a usted se le ocurra venir no se vaya con las manos vacías. A más cosas que estas me he comprometido pero por ahora lo dejo así, más adelante le contaré más.

La Rosona no quiere que usted deje su casa y si así lo hace, quiere que vuelva pronto, sin importar la hora o el día o la condición suya, pero no lo dice, se lo calla, y en silencio desea que el cariño brindado sea suficiente para hacerle volver o retenerle. La de la Rosona es una transacción de cariño, piensa hacerle quedarse dándole un cariño de mejor calidad y en mayor cantidad que aquel que usted recibiría en otra parte. La Rosona asume para sí -igual que lo hago yo ahora- todas las obligaciones, sabiendo -como lo sé yo también- que usted debería asumir otras, pero no lo dice y se contenta con verle salir feliz y contento y al marcharse usted, le dará un beso en la frente o le palmeará la espalda, como una madre que despide a su pequeño hijo a la puerta de su casa al salir el niño hacia la escuela por la mañana.

Para mí, quien este blog escribe, el cerebro y la mano detrás de este bloguito, la sola presencia suya aquí de vez en cuando, sus ojos recorriendo las líneas que aquí escribo son paga suficiente en esta transacción. No, aquí he de corregirme: son demasiada paga y cada vez que usted se va le veo irse con la esperanza que vuelva alguna vez.

De las obligaciones de usted, visitante del blog, ya hablaremos después alguna vez quizás, si al fin y al cabo no voy a llamarle nunca a cuentas.

6 comentarios:

EnriquePadillla dijo...

Me hizo reír francamente la comparación del esfuerzo de bloguear con la "Rosona". Es casi un manifiesto, y me hizo recordar otro Manifiesto que lo podés encontrar aquí: http://fernandasiempre.blogspot.com
Saludos y mucha suerte.

Natasha dijo...

AAAYYY Pedro, amigo mío, querido, ahí me siento retratada yo, que no soy constante que vengo cuando puedo, que siento tu calorcito, tu cariño y confieso que me gusta, me agrada tu franqueza, tu amabilidad, esa forma de entregar amor, de darme confianza, eres tan especial, tú siempre esforzándote... y ahora con esto de la Rosona, no entendí muy bien que o quien es, entonces lo miro como una metáfora, un espíritu que está en ti, que es como tu otro yo, y no sé si crees en la espiritualidad o no, te leí mencionar la palabra Adonai y sé lo que eso significa y la trascendencia que tiene para motivar hermosos sentimientos.

Muchas gracias amigo por atraerme de nuevo a este banquete literario que es tu blog, en verdad no sabía que estabas tan activo, lo cual celebro. Enhorabuena!! entonces aquí me tendrás leyéndote, iré uno a uno, poniéndome al día, sale?

Cariño para ti con besos y un gran abrazo

Nati

yadira dijo...

Hola de pura casualidad entré a tu blog, me encantoooo, y eso que empecé leyendo lo último en vez de empezar con el tema de las relaciones blogueras. Asi que aquí estaré visitandote seguido.
saludos
Yadira

Pedro el malo dijo...

Enrique,

Me alegra que mi post te haga reir pues reir es la costumbre más sana que se me puede ocurrir. Fui a ver el link que me dejaste y me gustó mucho. Lo he puesto entre mis favoritos para leerlo a menudo. Estoy pendiente de tus post y te leo con frecuencia.

Nati, querida

No sabés cuanto gusto me produce que pasés por este mi rinconcito. A tu paso el aire de mi blog queda perfumado, lleno de una frescura embriagante. Las puertas de mi blog están siempre abiertas de par en par ("en pampas" dicen en mi pueblo) para vos. Mi blog es tu Rosona y la Rosona no se queja, no reclama y está feliz cuando llegás, no importa si llegás a la muerte de un obispo.

¿Que si creo en la espiritualidad? ¿Vistes cuánta espiritualidad hay en esto de bloguear? Tantos y tantas que no nos hemos visto nunca y ahí estamos todos los días comunicándonos, sin el intermedio de la carne, usando nada más el computador -ordenador para vos, desordenada- como una ouija moderna para hablar con los espíritus de gente viva. Lindo, fascinante, pura espiritualidad. Espiritualidad pura.

Yadira,

Casualidad o no la verdad es que llegaste y si a vos te encantó mi blog como decís, a mí me encantó más tu presencia por acá. Sin chafa, me encanta que la gente venga y si se queda pues mejor. Que me hayas dejado un comentario me encanta aún más. Espero que me seguirás leyendo.

Estos pocos post que aparecen cuando entrás en el blog son solo la puntita del témpano. Allá abajo (más bien a la derecha) en los archivos hay algo así como cuarenta post que he ido escribiendo en el último año y medio. Cuando tengás ganas de aburrirte podés leerlos.

Traté de ver tu perfil de blogger pero no pude, no me dejaron entrar, debe ser por mi falta de categoría.

Un abrazo para los tres

PEM

Yadira dijo...

Una curiosidad, por qué el nombre de "Pedro el malo"? Te cuento que ya me lancé (ya me leí) California here I come, ya estuve curioseando por los otros archivos. Solo que no soy buena lectora en la computadora, (todavia soy de la generación del trapo, dice un anuncio televisivo) y prefiero leer en papel en una silla mecedora o en la cama.
saludos
Yadira
Managua, Nicaragua

Escorts en Mexico dijo...

Super bueno, me encanta encontrar escritores interesantes, talentosos y casi anónimos.