miércoles, agosto 01, 2007

El que no es conmigo

[Para contarle mejor lo que le voy contando le hago este comentario, antes que se me olvide]

En algún momento de su estresante y meteórica carrera mesiánica, Jesús de Nazaret, experto en hacer frases potentes, poderosas, como un jab que se te estrella en plena mandíbula, acuñó una frase que como otras muchas que dijera, pasaron a la posteridad y han sido utilizadas una y otra vez por buenas y malas gentes con buenas y malas intenciones. En un momento difícil, cuando sus enemigos buscaban hacerle trastabillar para perjudicarle, Jesús les dijo “el que no es conmigo contra mí es” (lc 11.22), una frase genial, fuerte, estrujante, un “oneliner” -creo que así le dicen los yanquis-, con el que Jesús establece claramente sus límites.

Claro, Jesús es el hijo de Dios y puede decir lo que se le de la gana y en ese momento creyó conveniente decir eso y seguramente era importante que lo dijera, para aclarar a los dudosos dónde es que estaba sentado. Más tarde, imitando a Jesús, y con mucho menos derecho que aquel, cada dictador -o persona endiosada o mesiánica- ha dicho en algún momento de su vida la frasecita y si usted lee la biografía de cualquier dictador, de seguro la encontrara en alguno de sus discursos. En Nicaragua, tanto en la dictadura de Somoza como en la época sandinista la frase fue repetida con odiosa frecuencia y marcó las vidas -y a veces las muertes- de mucha gente. Pero mejor hagamos un flashback y empecemos por el principio. Los dictadores -sabrá usted o lo sospecha- no son usualmente muy inteligentes. Para que sus pequeñas y trastornadas mentes puedan entender las cosas, éstas necesitan serles presentadas de maneras muy simples. Su mente clasifica las cosas en base al uso de los contrarios, de este modo, en su entendimiento las cosas son o grandes o pequeñas, o negras o blancas, o calientes o frías, o esto o lo otro, pero no un poco lo uno y un poco lo otro porque eso es ya demasiado complicado. Las distintas tonalidades que una cosa puede adquirir, las diferentes gradaciones, que las cosas pueden presentar, les producen desasosiego, intranquilidad, angustia y frecuentemente les causan ataques de pánico. En su manera de razonar una persona es o buena o mala y su estatus es de amiga o enemiga. El estatus de cada persona debe ser en todo momento absolutamente claro para que el dictador pueda conciliar el sueño.

Anastasio Somoza García, el creador de la dictadura que luego continuarían sus hijos, empleó la frase profusamente y acuñó además otra, para ayudar a aquella, la frase de “las tres p”, que en su decir marcaba la pauta de su quehacer y era “plata para el amigo, palo para el indiferente, plomo para el enemigo”. Este era el filtro que Somoza utilizaba para colocar a la gente en el sitial que respecto a él a cada cual correspondía. Así, o eras su amigo o eras su enemigo y cuando no estaba seguro te apaleaba y vos o venías luego a lamer su mano o por el contrario le mostrabas los dientes, sin dejar más espacio para la duda.

Los dictadores son, generalmente, como esos hombres celosos que cuando están con la novia en un lugar público donde hay muchas personas, miran hacia el mismo punto hacia donde ella está mirando, tratando de descubrir a quién estará ella mirando. Son hombres inseguros, como esos que constantemente te preguntan “¿Me querés?” y cuando les decís “Sí, claro que te quiero, tontito” y les sonreís amablemente, te dicen luego “¿Por qué reís al decírmelo? ” y luego “¿Por qué me llamás tontito?”

Los nueve comandantes que formaban la dirección del Frente Sandinista en el momento del derrocamiento del Somozato, fueron aún más obsesivos que los Somoza en su afán de saber quiénes estaban con ellos y quiénes contra ellos. Son pequeños hombrecitos, temerosos, paranoicos, que miran siempre hacia atrás a ver quién les persigue y tienen una necesidad patólogica de saberse aceptados. Tienen que saber y ya, ahora, quién les apoya y quién les enfrenta. La Oficina de Seguridad Nacional de Somoza fue reemplazada por la Dirección General de Seguridad del Estado, un aparato de inteligencia asesorado por los más sofisticados organismos de inteligencia del bloque socialista. Se creo una red de inteligencia que los Somoza ni en sus sueños más febriles habrían podido imaginar ni en su extensión ni en su capacidad. Miles de expedientes de personas de toda categoría fueron creados, alimentados y actualizados día a dia, noche tras noche. Se persiguió a todo el mundo y de cada cual se tuvo información, incluidos los informantes y los que organizaban la información. Así, mientras en una oficina vos ordenabas los expedientes, organizabas la información, en otra oficina se mantenía un expediente tuyo. Los vigilantes eran a su vez vigilados.

En su corta carrera Jesús tuvo tiempo para aclarar a sus seguidores qué cosa significaba estar con él. Los seguidores eran mayoritariamente gente humilde, sin mucha instrucción así que cada vez se la fue poniendo más fácil -la iglesia complicaría luego las cosas-, era un asunto de amor “amarás a Dios por sobre todas las cosas” y más adelante, cuando ya su sacrificio está pronto dice “amaos los unos a los otros como yo os he amado”. No hay mucho enredo, estás con Jesús sometiéndote al principio del amor y éste ha de regir tu vida. Se trata de seguir un elevado principio hasta sus últimas consecuencias, esto es, dar la vida por quienes se ama.

Estar con Somoza y luego con los sandinistas era una cosa mucho más terrenal, más arrastrada por así decirlo. Con ellos no era cuestión de seguir elevados principios pues no eran ellos gente de principios. No era un asunto de ser fiel a la bandera, a la patria o a tu gente, no, hombres simples como ellos eran requerían de vos el completo sometimiento a sus personas y sus mandatos. Somoza sólo confiaba en su ejército y es sólo del ejército y de cada miembro de éste de quién exige completo sometimiento, completa fidelidad. Los comandantes sandinistas van más allá y quieren y persiguen y procuran conseguir el sometimiento y la fidelidad de todo el pueblo. Tanto para Somoza como para los nueve sólo hay una manera de fidelidad, la fidelidad perruna. Se trata de obedecer al amo ciegamente y estar dispuesto incluso a dar tu vida por él.

3 comentarios:

Enrique dijo...

Escribís sin temor, sin esconder tus pensamientos y es admirable. Si hay que dar un puntaje a esta entrada le daría definitivamene un 10. No tengo un conocimiento cercano de la psicología de los nueve, pero sí fue muy fácil saber de qué clase social corrió la sangre en las montañas. Siempre los pobres y los humildes son los más permeables y también los más castigados.
Saludos !!

Pedro el malo dijo...

Hola Enrique,

Gracias por esa puntuación que me parece inmerecida pero que de todos modos me da gusto recibir.

No se si lo consigo pero trato de escribir apartando mis temores y procurando mostrar mis pensamientos tal y como son. Creo que más de una vez lo he dicho, este blog lo voy sacando de las memorias que estoy escribiendo para mis hijas que son aún muy jóvenes para poder leerlas. Trato de mostrarme como soy y como pienso, procurando no maquillarme para no engañarlas. Quiero que el retrato sea lo más fiel posible y no como esas fotos retocadas de nuestros abuelos. Estas notas las comparto con quien quiera leerlas y tengo la ilusión que alguna vez le sirvan a alguien para algo positivo.

Con estas anotaciones mías busco también inspirar a otra gente a sacar sus propias memorias, sus recuerdos de aquellos tiempos. Creo que es saludable hablar de estas cosas, revivir el día a día de cuando éramos jóvenes y guapos.

Es muy cierto lo que escribís en tu último párrafo, siempre los pobres y los humildes son los más permeables y los más castigados. No importa qué época de la vida repúblicana de Nicaragua te detengás a analizar, son siempre los palmados las que pagan todos los trastos rotos.

Un abrazo

PEM

Enrique dijo...

Es bonito y positivo escribir para las futuras generaciones, a veces cuando uno era más joven, necesitaba escuchar más las voces de los viejos, oir sus pensamientos porque cuando se llega a viejo como que el don de la profecía se activa.
Es bueno refrescar las emociones y los problemas de esos tiempos, me vienen como agua en cascada.
Saludos y mucha suerte !!