martes, junio 24, 2008

Te he sido infiel

Querido Blog:

Aunque seguramente lo sabés ya, hoy tengo que hacerte una confesión: en los últimos meses te he sido infiel. Repetidamente. No, no te he traicionado con otro blog, sino con una novela, una gorda, como quien dice. Por eso no he venido a verte y en lugar de pasarme las horas con vos me las pasé con ella. Si, casi podría decir que he estado obsesionado con ella pues cada rato libre que he tenido se lo he dedicado y a cualquier hora del día o de la noche me fuí a verla, a repasar sus líneas de arriba a abajo, a manipularla por aquí y por allá o a mirarla simplemente. A veces abandoné la cama de madrugada para estar con ella. Me enamoré de ella, me aprendí de memoria cada línea suya, vieras vos, cada giro, cada palabra. Han sido trece semanas de obsesión, tan intensas como lo fueron las nueve semanas y media en la película aquella. Los momentos que no estaba con ella me los pasaba pensando en ella, en las cosas que escribiría cuando estuviera con ella otra vez. No voy a engañarte, la pasé muy bien con ella, me reí con ella, cosa que no he hecho mucho con vos en los últimos tiempos. Pero finalmente, como tenía que ocurrir terminé con ella. Al final resultaron 190 páginas A4, 106 mil palabras y cuando la despaché a la editorial, el paquete con los dos ejemplares que envié, escritos a doble espacio y por una sola cara pesaba casi cuatro kilos. Porque bueno, por si no lo sabías, la escribí para venderla, para prostuitirla como quien dice. No sé si alguien me la comprará, no sé si encontrará un pretendiente que esté dispuesto a pagarme por ella una suma aceptable, pero la escribí para tratar de editarla en blanco y negro. Quizás al final ni siquiera pueda venderla y la pongo en un blog o la hago un pdf para que sea de todo el mundo, de gratis, como vos.

Quizás te consolará saber que a vos nunca te voy a vender y que te doy mis horas sin esperar nada a cambio, por amor. He terminado pues esa aventura y aquí estoy, regresando, para ver cómo podemos seguir con nuestras cosas. No sé cuanto tiempo me quedaré porque anda por ahí coqueteándome, metiéndoseme en la cabeza, otra novelita. Quizás por ahí de octubre me vaya de tu lado para ir a perseguirla. Mientras tanto aquí estoy y desde hoy intentaré ser constante y regresar a verte con frecuencia.

Tuyo

Bloguero infiel